El arte seductor de las Geishas

El arte seductor de las Geishas

Conoce sobre la belleza refinada y el misterio que ha envuelto durante siglos a estas preciosas mujeres asiáticas.


Investigaciones realizadas en varios diccionarios sobre el significado de “Geisha”, según el de La Real Academia Española la define como: “En el Japón, muchacha instruida para la danza, la música y la ceremonia del té, que se contrata para animar ciertas reuniones masculinas.” En diccionarios de fonética del idioma español por ejemplo, aparece que en cuanto a la pronunciación de “Géisha”, ésta contiene un grupo consonántico “sh” el cual es ajeno al idioma en cuestión, siendo entonces incorrecto la pronunciación “Jéisha” así como la grafía “Geisha”. Entonces, esta palabra en español podría adaptarse fácilmente al español en forma de “gueisa”.

geishas-2
Haciendo un poco de historia sobre estas damas:

Según fuentes recogidas por historiadores sobre su origen, estas mujeres aparecen en la era Edo, entre 1603 a 1868, con el nombre de “Geishas machi”, es decir de la ciudad o urbanas. Eran damas de compañía y entretenimiento las cuales se desenvolvían a la perfección en las artes japonesas y eran vistas especialmente para el deleite del público en casas de té y banquetes.

Desde su aparición las Geishas, tradicionalmente, comenzaban su entrenamiento a una corta edad. Algunas jóvenes eran vendidas a las casas de geishas en su niñez, donde recibían un fuerte entrenamiento. La disciplina combinada con dulzura, sencillez y delicadeza, hacía de éstas una mezcla de encanto, misterio y seducción, convirtiéndose en expertas en baile, danza, poesía, literatura, ejecución de instrumentos musicales, tales como el shamisen, el shakuhachi o flauta de bambú, el taiko o tambor.

Las aprendizas se denominaban “maiko”, vestían bellos kimonos, donde el color, los dibujos de esta prenda eran cuidados hasta el mínimo detalle (aún se conserva el término y el atuendo). También es característico su maquillaje, que envuelve su cara en una completa palidez. Las aprendizas en este arte se vuelven habilidosas antes de ejercerlo y entrar en el mundo social. La apariencia de una Geisha cambia a lo largo de su carrera, desde la femenina y maquillada maiko, hasta la apariencia madura de una geisha mayor y consolidada.

Pero con el paso del tiempo todo cambió y algunas prostitutas comienzan a imitar el estilo de las Geishas, por lo cual por edicto del shogun Tokigawa, se obligaba a las Geishas a moderar su vestuario y maquillaje para diferenciarlas de las prostitutas.

La Geisha moderna:
geisha-1

En la actualidad, es inusual y son pocas las jóvenes con aspiraciones a maiko. Pero las que lo desean, comienzan su entrenamiento después de completar los primeros años de secundaria o incluso en secundaria o estudios superiores, empezando su carrera en la adultez. Aún se conserva la tradición de vivir en las llamadas “casas de Geishas”, llamadas “Okiya”, otras, por el contrario prefieren vivir por su cuenta y sólo van a la Okiya a recibir entrenamiento. La alta cultura y sofisticación que experimentan las Geishas actuales se denomina “Karyükai” y significa el mundo de las flores y sauces.

Solo en sitios como el distrito de Gion de Kioto y Pontocho donde aún se mantiene una fuerte tradición por las Geishas, los visitantes pudieran observar una que otra vez, algunas de éstas por las calles, yendo a recibir entrenamiento o a alguna cita. Pero a decir verdad, esta tradición se ha perdido en el tiempo debido a la alta modernización del el país japonés, donde la mujer se ha vuelto más competitiva e independiente, situación que ha hecho que se haya perdido el interés en las artes tradicionales y por ende el misterioso mundo de las damas de las flores y los sauces.



El arte seductor de las Geishas
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 4/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.