Entender a nuestros padres

Entender a nuestros padres

No son infalibles, son como todas las personas, con carencias y debilidades.


Cuando somos niños, creemos que nuestros padres son infalibles e invulnerables. Pero tarde o temprano descubrimos que no es así, que son personas como todas. Superar esa pequeña decepción, entender que lo hicieron lo mejor que pudieron, es parte de todo proceso de crecimiento saludable que nos convierte en personas adultas.

Pero, cuando sabemos que no pudieron o no supieron hacerlo mejor, los vemos más vulnerables y cercanos, porque la pena de concebir a nuestros padres de este modo nos protege de un mal que es el resentimiento hacia ellos. Se dice que no sirve de nada culpar a los padres, es cierto, pero esto no significa que ignoremos sus limitaciones.

Como hijos, nuestra tarea será identificar esas limitaciones para poder decidir que queremos hacer con ello. Para quienes nos hemos convertido en padres, el desafío será sostener que nuestros hijos no se decepcionen de nosotros. Deberemos recordar que esto es lo mejor, pues hablará de que hemos hecho un buen trabajo, de que, como escribiera el italiano Silvio Pellico “Exigir a los progenitores, para respetarlos, que estén libres de defectos y que sean la perfección de la humanidad, es soberbio e injusto”.



Entender a nuestros padres
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.