¡Si es posible hacer ejercicio siendo madre!

¡Si es posible hacer ejercicio siendo madre!

Luego de ser madres hay ciertos hábitos que te harán reconciliarte con tu cuerpo, mantenerse en forma y lograr ser una Fitmom.


Antes de ser madres, era sencillo hacer deporte y mantener tu mente y cuerpo en forma. Pero luego, aunque fueras la mujer más deportista del mundo, la atención hacia ese nuevo y hermoso ser, ocupa la mayor parte de tus días.

Luego de que el niño crece y necesita menos atención, se suma al la falta de ganas de hacer ejercicios; ya que criar a un hijo, la rutina, el trabajo y el cansancio, te dejan tan agotada, que cada vez te alejas más de la decisión de retomar tu rutina de ejercicios.

Si este es tu caso, el adquirir ciertos hábitos, te permiten balancear una vida familiar y profesional. No hace falta ser una supermujer, ni aspirar a ser una deportista extrema para volver a moverte. Tampoco debes sacrificar tu tiempo con tu pareja y tus hijos. Siguiendo ciertos hábitos puedes iniciar o retomar tu vida deportiva.

Además de ser uno de los mejores ejercicios para volver a poner en forma tu cuerpo, es un ejercicio, con el que incentivarás a tu familia para que hagan ejercicios y tenga una vida sana.

Para no alejarte de tu pareja, pueden practicar juntos el running, andar en bicicleta, patinar o inscribirse juntos en un gimnasio. Ambos lograrán estar en forma y compartirán momentos juntos y a solas, sin los niños.

Hoy en día existen lugares con un sistema de fitness para realizar ejercicios con los cochecitos o directamente utilizando a tus hijos como herramientas para lograr ponerte nuevamente en forma. En estados Unidos los llaman los Baby Boot Camp.

En España cuentan con el MamiFit, son clases impartidas para mamás con bebés en canguros, que bailan, hacen aerobics, entre otros ejercicios, beneficiosos para ellas y para el niño.

Otra opción es, si te gusta montar bicicleta, añádele una sillita portabebés y podrás pedalear en familia y disfrutarás de paseos al aire libre, en la ciudad, parque o la montaña. Recuerda comprar un casco infantil para la seguridad del bebé.

Lo más importante es entender, que no es necesario realizar ejercicios por horas. Los gimnasios ofrecen clases tipo crossfit de 20-30 minutos, concentrando ejercicios de alta intensidad que permiten trabajar diversos grupos musculares y lograr ponerte en forma.

Actualmente, muchos gimnasios en todo el mundo, ofrecen guardería para que puedas dejar a tus pequeños mientras te entrenas y te conviertes en un Fitmom. Puedes además caminar esa misma cantidad de tiempo, en una calle que esté cerca de tu casa, lo cual te permitirá estar tranquila y disfrutar de la actividad física que estás realizando.

Por último, convierte las pequeñas tareas diarias en ejercicio o entrenamiento. Camina con la espalda recta, mantén el abdomen firme, aprieta los glúteos a cada paso, camina más deprisa, pasea el bebé en su coche, lleva a caminar a tu mascota, camina unas cuadras antes de llegar a tu casa, sube por las escaleras y no por el ascensor, en fin aprovecha cualquier momento para moverte y estar un paso más cerca de lograr tus objetivos, recobrar el hábito de ejercitarte y estar en forma. 



¡Si es posible hacer ejercicio siendo madre!
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.