La ciencia y el ciclismo en las olimpíadas

La ciencia y el ciclismo en las olimpíadas

El ciclismo debutó como deporte de competición en los Juegos Olímpicos de Atenas 1896, en los que se celebró la primera prueba de fondo de carretera.


Los testimonios más antiguos sobre este, hoy popular vehículo se remontan hasta las antiguas civilizaciones de Egipto, China e India. Pero el auténtico antecesor de la bicicleta fue el celerífero, aparato consistente en dos ruedas de madera unidas por una barra de un metro de longitud, del mismo material, y que se desplazaba gracias al impulso de los pies sobre el suelo. 
Fue presentado por el francés De Sivrac a la corte de Versalles en 1790. Casi treinta años más tarde, en 1818, el alemán Karl von Drais unió la rueda delantera a un manillar de dirección móvil. Entre 1830 y 1840, el escocés McMillan añadió el juego de pedales y un tosco sistema por el que transmitir la pedalada a la rueda trasera. Pierre Sallemont agregó un juego de pedales en la rueda delantera en 1855. Ernest Michaux perfeccionó el sillín en 1861, el mismo año que aparecieron los rodamientos a bolas; su hermano Pierre fijó los pedales a la rueda delantera. Había nacido el velocípedo, que fue completado por Sargent en 1865, con el añadido de la cadena.

ciclistas-1

La prueba olímpica de ciclismo en pista se disputa en instalaciones cubiertas especificas como los velódromos, y la unión ciclista internacional (UCI), permite la participación de 188 deportistas, 153 hombres y 35 mujeres.

En la actualidad, el ciclismo y la ciencia van de la mano. Donde se necesita tener nociones de aerodinámica, la cual es un factor clave para a la hora de optimizar el esfuerzo del ciclista y mejorar los tiempos obtenidos. La posición del ciclista también es de suma importancia a la hora de mejorar su rendimiento y es a partir de los tres puntos de apoyo, pedal, sillín y manillar es donde el ciclista puede adoptar varias posiciones básicas que optimizan  su avance en función  de la situación: de pie, idónea para la escalada, donde la resistencia del aire es mínima y muy marcada la gravitatoria. Sentado, con las manos en los frenos en el manillar, que suele ser la posición estándar utilizada en momentos intermedios de la carrera, o bien sentado con las manos en los aros del manillar, cuya inclinación del cuerpo facilita la mejor posición aerodinámica, óptimas en situaciones de bajada y en el momento del sprint, donde incluso se acelera de pie para mejorar el impulso.

ciclistas-2
¿Cuáles son las ciencias aliadas del ciclismo?
La Ingeniería:

El movimiento de la bicicleta  está basado en el efecto palanca. Este efecto permite amplificar la fuerza que se aplica sobre el pedal  para incrementar la velocidad o la distancia recorrida.

La Física:

El efecto giroscópico  que hace que un cuerpo en rotación tienda a mantener la orientación de su eje  en el espacio. Dicho efecto es el que mantiene la bicicleta en pie cuando está en movimiento, aunque sus puntos de apoyo sean mínimos.

La Biología:

Los casos de dopaje en el ciclismo son frecuentes. Una de las sustancias más utilizadas es el EPO, una hormona que fuerza a la sangre a incrementar su capacidad de transportar oxígeno y permite al ciclista mejorar su resistencia.

La Medicina:

El rendimiento de los ciclistas está condicionado por la dieta. Durante las semanas de competencia deben ingerir una cantidad suficiente de hidratos de carbono para que las reservas energéticas de su organismo, como lo es el glucógeno, no se vea comprometido durante el desarrollo de las diferentes etapas de la carrera.



La ciencia y el ciclismo en las olimpíadas
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 3/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.